Versión para impresoraSend by email

Current Size: 100%

Macizo protegido de Fontfroide

Ubicado en el corazón del Parque Natural Regional de la Narbonense en el Mediterráneo, el macizo de Fontfroide se extiende a lo largo de más de 3.000 hectáreas al sudeste de Narbona. Se trata de un sitio natural protegido excepcional, que debe preservarse.

Un macizo por recorrer

Situado en las primeras estribaciones de las Corbières, el macizo propone numerosos caminos accesibles en cualquier estación del año a lo largo de casi 55 km. Algunas rutas de senderismo fueron creadas en la Antigüedad mientras que otras fueron abiertas en la Edad Media, cuando los monjes todavía ocupaban la Abadía que lleva ese nombre.

Desde la línea de cresta, un magnífico mirador permite contemplar, del lado de los estanques de Bages-Sigean y Leucate, el litoral mediterráneo hasta los Pirineos, y del otro, la llanura vitícola de Lézignan y la Montaña Negra.

Si bien marcado por el clima mediterráneo, el macizo ofrece una flora particularmente variada y de gran interés. La garriga se adaptó a las duras condiciones de este clima, en el que encontramos una notable biodiversidad de fragancias de tomillo y romero. También se encuentran numerosas variedades de brezos y jaras. La viña encuentra su lugar en este paisaje, en el que los viñadores apasionados por el cultivo y la región producen los vinos de D.O. Corbières.

Una joya por descubrir: la Abadía de Fontfroide

Solo a último momento, maravillados por sus proporciones y su quietud, descubrimos la Abadía cisterciense de Fontfroide, encaramada en la calma de un valle agreste. Al pie del macizo encontramos numerosas propiedades vitícolas que no son otras que los antiguos graneros de Fontfroide: Jonquières, Aussières, Auris, Saint-Julien de Septime….

Erguida sobre un peñasco aislado, la imponente silueta del castillo de Saint Martin de Toques, que perteneciera a los vizcondes de Narbona, recuerda que los cistercienses no fueron los únicos instalados en el macizo. 

Durante mucho tiempo, el macizo conservó las huellas de un incendio intencional provocado en julio de 1986. Por ello, se invita a los paseantes a respetar el lugar no dejando basura en el mismo y a observar las reglas elementales de seguridad: no fumar, no encender fuego, no dejar cristales tirados.

Notre sélection

  • Français
  • English
  • Deutsch
  • Español
  • Català
  • Italiano